Jonny Greenwood sobre su trabajo en “You Were Never Really Here”

Coincidiendo con el lanzamiento digital de la banda sonora compuesta por Jonny Greenwood para You Were Never Really Here, la última película de Lynne Ramsay – protagonizada por Joaquin Phoenix – ,compartimos la traducción de la mini entrevista que NME tuvo con Jonny y un fragmento de la entrevista que Dazed realizó con la directora.

¿Qué te atrajo del proyecto?
JG: Le escribí a Lynne antes de saber sobre la película y básicamente le rogué que me dejara trabajar con ella. Le pregunté si estaba haciendo algo y, de ser así, si necesitaba música. Me dijo que estaba trabajando en una novela negra en New York. Soy un gran admirador de sus películas y quería volver a trabajar con ella. Ya habíamos trabajado juntos en We Need to Talk about Kevin, por lo que tenía un poco más de llegada.

Es una película bastante brutal – ¿cómo encaraste el proyecto para reflejar eso en la música?
JG: Invité a algunos miembros de London Contemporary Orchestra que tocan cuerdas al estudio de Radiohead y les pedí que sean brutales con sus instrumentos. Las cuerdas pueden hacer mucho más que sonar hermosas…

¿Te impresionas fácilmente? ¿tuviste problemas para ver algunas de las escenas más truculentas?
JG: Si, soy muy impresionable. Ya vi esas escenas miles de veces, pero todavía tiemblo un poco en algunas.

¿Qué parte de la música te enorgullece más?
JG: Hay una pista llamada “Tree” que es muy tierna – aparece en la escena del lago y después en los créditos de nuevo. También otras pistas en las que pude tocar la guitarra y un cello muy violento junto a los músicos. Llegaron al corazón de la película por mí.

¿Qué tanta guía recibiste de Lynne?
JG: ¡Muchisima! La primera idea era que sea música para una historia negra. Me dio muchos consejos y opiniones constructivas: al igual que P.T. Anderson, es una sociedad que sirve a la película y no trabajos separados.

¿Visitaste el set alguna vez o lo hiciste cuando ya todo había terminado?
JG: No, mi parte empezó cuando la mayor parte de la filmación ya había terminado. Probablemente haya sido bueno – hizo más creíble a la historia. No creo que visitar el set pueda ser útil para escribir la música.

¿Hubo alguna parte de la película con la que tuviste más problemas?
JG: La música para la parte final no fue fácil: la conclusión necesitaba algo que sonara definitorio, pero no triunfalista. Las flautas fueron clave, y los sintetizadores. El otro dolor de cabeza fue la orquestación. Trabajar en papel es genial, pero lento; quizá sea yo el lento. Sin embargo, me gusta tanto el proceso que no me gusta pedir ayuda. Todos esos meses de preparación y de repente tienes una sesión con los músicos – es un muy buen objetivo al que atenerse. Y cuando escuchas las cuerdas reales, te olvidas de cuando estabas tratando de adivinar cómo sonarían los pedales y los armónicos. En lugar de eso, quieres volver al comienzo. Es divertido pasar por todo eso porque aunque no funcione, siempre hay cosas que te mantienen interesado.

¿Qué hace que la música de una película sea buena?
JG: La música es un gran recurso con el que se cuenta: la clave está en los momentos en que se combinan la película y la música para hacer algo que es mejor que las dos cosas por separado; algo donde ambas partes logran hacerse ver (u oir) mejor que por separado. A veces sucede…

Estás nominado al Oscar ahora – ¿eso significa que tus honorarios subieron?
JG: Si! ¿Tienen el número de Michael Bay? Quizá Transformers 7 necesita música de cuerdas, triste y atonal.

¿Qué instrucciones le diste a Jonny? Es un proyecto muy diferente a We Need to Talk about Kevin.
LR: Leyó un borrador del libreto pero todo se dio muy rápido; él había salido de gira con Radiohead y yo pensaba que no podríamos hacerlo. Pero lo atrapé mandandole escenas de la película. Lo recibió todo en orden cronológico, por lo que podía ver el desarrollo del personaje. Creo que la música se convirtió en otro personaje en sí misma. Tiene algo del placer de ser parte de una película de un género, pero inmediatamente se deja ver otra cosa. Es como Joaquin en cierta forma; nunca sabes qué hará después.
Le hice escuchar algunas cosas que me gustaban. No teníamos mucho presupuesto, por lo que le dije “traigamos algunos músicos y grabemos sonidos que nos parezcan adecuados para el proyecto”. Recuerdo que tuve que pedirle ese dinero a uno de los productores, y no estaba muy convencido. Querían dejarlo para el final y yo me puse firme. “Por favor, lo haremos ahora”; era algo importante.
[Jonny] hizo algo de una envergadura mucho mayor a la que podíamos afrontar. Pero no se dedica a poner música a la película, sino que lo hace por instinto. Es un poco como Joaquin en ese aspecto: “esto se siente como lo correcto”, todo el tiempo. Después nos enviaba la música, que no la hacía para una toma particular; cuando recibíamos la música, hacíamos la escena para que encaje. Es muy emocionante trabajar así.

¿Qué cosas le hiciste escuchar a Jonny?
LR: Cosas ridículas. Un poco de Penderecki; me encanta “Rhubarb” de Aphex Twin; un poco de jazz de los 70. Un montón de cosas con las que estaba jugando. “Peter Pan Death Wish” de Melkeveien; le dije “estoy pensando en esto, estoy pensando en aquello … una remezcla de esto y aquello”.
Cuando el editor y yo recibimos la música, literalmente bailamos. Estábamos muy impresionados por algunas de las canciones que nos mandó. Pasamos un hermoso día en la sala de edición, escuchando la música y tratando de ver qué hacer con eso.

Radiohead estrenó una canción llamada “Spooks” en 2006, y en 2014 Jonny la grabó como parte de Inherent Vice. ¿Qué sucede si el mismo demo les gusta a Thom Yorke y a tí? este material ¿eran potenciales canciones de Radiohead?
LR: ¡Probablemente! Cuando hicimos …Kevin, me envió muchísima música excelente. No podés usar todo; eran bastante largas. Hay sorpresas tras sorpresas. Probablemente tengo varios álbumes con material que la gente no ha escuchado y eso es sorprendente. Creo que este proyecto es muy diferente a Phantom Thread también. Lo que hizo es super especial, pero muy original.

La banda sonora de You Were Never Really Here sale a la venta mañana a través de Invada Records.

Comentarios

comentarios

Wordpress Content Protection plugin