Life in a Glass House

Once again, I'm in trouble with my only friend
She is papering the window panes
She is putting on a smile
Living in a glass house

Once again, packed like frozen food and battery hens
Think of all the starving millions
Don't talk politics and don't throw stones
Your royal highnesses

Well of course I'd like to sit around and chat
Well of course I'd like to stay and chew the fat
But someone's listening in.

Once again, we are hungry for a lynching
That's a strange mistake to make
You should turn the other cheek
Living in a glass house

Viviendo en una casa de cristal

Otra vez, estoy en problemas con mi único amiga
está empapelando las ventanillas
está tratando de sonreir
viviendo en una casa de cristal

Otra vez, empacados como comida congelada y gallinas ponedoras
piensa en los millones hambrientos
no hables de política y no tires piedras
sus majestades reales

Por supuesto me gustaría sentarme y conversar
Por supuesto me gustaría quedarme y conversar superficialmente
pero alguien está oyendo

Otra vez, estamos hambrientos de linchamiento
ese es un extraño error para cometer
deberías poner la otra mejilla
viviendo en una casa de cristal

Notas

(...) Thom recibe su guitarra acústica negra y comienza a tocar una canción exquisita que está entre "Exit Music (for a Film)" y "Climbing Up the Walls" (...) Sus dos señas particulares están presentes: una fragilidad de ensueño y la habilidad de evocar todo tipo de imágenes usando un vocabulario muy sencillo. Justo después, su voz normal corta la música nuevamente, manteniendo el tono Jaggeresco pero denotando un ánimo más positivo que antes: "maldita sea!" dice. "¿Podemos grabar eso?"
Philip Selway (...) ha comenzado a tocar con él, despachándose con un ritmo sencillo pero ruidoso, aparentemente bajado del cielo. Como fue solicitado, todo se graba - para ser escuchado, loopeado y reproducido en el estudio que tienen en el bus de gira.
Posteriormente, en lo que resulta ser un ritual diario, cada miembro de la banda agrega su toque personal furtivamente. Primero Colin Greenwood; después Ed, tocando con los dedos siguiendo a la guitarra de Thom como alguien que arregla flores en un parterre. Jonny Greenwood es el último en unirse, también sin saber muy bien qué hacer. La canción se detiene, comienza y se extiende por una buena parte de los próximos diez minutos. "Se llama algo así como 'Life in a Glass House' creo", dice Yorke al día siguiente. "Partes han estado dando vueltas por un tiempo. No está terminada en lo más mínimo. Pero no la vamos a terminar cuando estamos de gira. No podés. Cuando estás probando sonido, tenés gente que te mira y no podés hacer lo que querés en realidad. No funciona". [Select Magazine, Enero 1998]

(...) En Diciembre pasado, Thom se quejaba de que "la última version que grabamos sonaba como Madness" [Select Magazine, Diciembre 2000].

A pesar de haber sido escrito en 1997, la banda tuvo algunos contratiempos para terminar el tema hasta que Jonny se acercó al trompetista de jazz Humphrey Lyttleton (con sus 79 años en aquel momento) para que los ayude. Como resultado obtuvieron un contrapunto bizarro a las quejas de Yorke contra el periodismo amarillista. La linea ella está empapelando las ventanillas se refieren a lo que escuchó una vez, sobre una estrella que tuvo que empapelar sus ventanas. La "versión completa" incluída en el CD1 de Knives Out incluye un poco más de ruidos extraños. [Q Magazine, Marzo 2008]

Jonny Greenwood me escribió, diciendo "quizá te parezca muy atrevido de mi parte, pero tenemos una canción con la que estamos teniendo problemas". Nos reunimos en la cantina de la BBC y como sabía que no les gustaba mucho que les digan que sonaban tristes, titubee al decirle que sonaba como música funeraria de New Orleans. Le sugerí una versión de Louis Armstrong de St James Infinnary Blues, que tiene esa onda y el me dijo que quizá eso funcione. Me llegué al estudio con mio banda y tocamos por unas siete horas, con un par de recreos para tomar té en el medio. Cada tanto, Radiohead se iba al cuarto de control. Los veíamos mover las manos y de repente les dije que mis labios estaban cansados y que realmente me parecía que lo grabado funcionaría. Thom pasó bastante tiempo en la cabina, con la cabeza en las manos - o en posiciones de meditación - y me dijo que le parecía que era así ... "vamos a comer algo y después probamos de nuevo" ... "¡por supuesto que no!" le dije [Humphrey Littleton - Q Magazine, Abril 2008]