Entrevista con Phil Selway

MusicRadar.com publicó la entrevista que Rhythm Magazine realizó con Phil y apareció en el número de Julio de la publicación.

Entrevista: Phil Selway de Radiohead sobre comenzar su carrera solista
El baterista habla de Familial, 7 Worlds Collide y convertirse en el frontman.

Proveyendo la percusión en Radiohead, Phil Selway ha disfrutado un nivel de reconocimiento que pocas bandas apenas sueñan. Apareciendo como la más brillante y desafiante banda de rock alternativo británica de los 90, Radiohead expandió los límites musicales aun cuando sorprendieron a la industria con el lanzamiento a la gorra de In Rainbows.

“Creo que eso fue algo que hicimos en ese momento porque parecía una forma emocionante de lanzar un álbum”, dice Phil recordando.

“La gente decía ‘¿es este el modelo para la música ahora?’ Nunca quisimos hacer eso. Solo fue algo divertido. Fuimos acusados de devaluar la música pero estábamos simplemente haciendo que la gente que nos escucha se pregunte ¿cuánto vale esto para ti?.

Como alguien que está acostumbrado a llenar estadios con canciones de rock épicas, Phil se puso como objetivo lo contrario en su debut solista, Familial. Es un álbum intensamente personal lleno de introspección silenciosa y melodías atrapantes.

Rhythm se reunió con el multi-talentoso Selway el invierno pasado en la central de Zildjian del Reino Unido exactamente mientras Radiohead trabajaba en su más reciente álbum The King of Limbs, que todavía era un secreto.

¿Por qué decidiste hacer tu propio álbum?
Cuando comencé a tocar la batería, cuando tenía 14 o 15 años, comencé a escribir canciones. Escribí durante unos años pero cuando comenzamos Radiohead se hizo obvio rápidamente que debía concentrarme en la batería.

En Thom (Yorke) tienes a un compositor prolífico y eso parecía ser lo que convenía para lo que hacíamos los cinco. La composición dejó de ser mi prioridad por unos 15 años. Siete u ocho años atrás, las ideas musicales comenzaron a surgir y se hicieron fuertes, y llegaron a un punto de solidez hace casi tres o cuatro años atrás.

Pensé ‘tengo, en realidad, una colección de canciones aquí’. No estaban terminadas, las letras bastante pobres y no sabía si podía cantar en ese momento. Parecían tener un carácter muy diferente y mucho de mi personalidad, por lo que no parecían apropiadas para Radiohead.

Supongo que en ese momento tomé la decisión de grabar un álbum. Además, estaba llegando a los 40, el momento donde haces una lista de las cosas que todavía no has hecho. Eso era algo que yo quería hacer y mucho, para ser honestos. Por eso fue que me pareció algo muy natural.

A pesar de haber estado con Radiohead por un par de décadas y participar mucho del proceso de composición y arreglo, estar en la posición de que tu voz sea el centro de todo fue algo que requirió mucho aprendizaje. Me sentí como un aprendiz viejo, teniendo que aprender cosas desde cero, pero fue algo emocionante.

¿Sentiste el peso de la expectativa, debido al éxito de Radiohead?
Totalmente, y afortunadamente pude trabajar bastante sin llamar la atención. Aunque había decisiones importantes que tomar, como tratar de encontrar una voz, pude tomarlas fuera del ojo público.

No creo que mucha gente haya sabido que trabajaba en un disco solista por mucho tiempo, lo que fue bueno. Sabiendo que si iba a lanzar algo alguna vez, no podía ser algo a medias, sino que debía ser algo que se sintiera tan bueno como fuera capaz de hacerlo y debía tener cierto grado de control sobre la calidad en eso.

Al momento de llegar a ese punto, tenía ciertas cosas a mi disposición, como un estudio donde trabajar. También estaba la gente que conocí trabajando en el proyecto 7 Worlds Collide de 2008. No mucha gente tiene la suerte de trabajar con músicos como Lisa Germano, Sebastian Steinberg y Glenn (Kotche) y Pat (Sansone) de Wilco.

Sabía, por el historial de Radiohead, que debía ser bueno, debía sentir que era bueno antes de poder lanzarlo, pero para llegar a ese punto también tuve ciertas ayudas.

¿Te sorprendió lo que obtuviste? No es un álbum de batería, es una colección de canciones
Es así como surgieron los temas. Cuando las estaba componiendo, me encontraba en una posición muy rara para mí donde no podía encontrarle partes de batería. Ese no es un problema por lo general en Radiohead, allí surge bastante rápido, pero más allá de una sola canción para la que tenía la batería, A Simple Life, no me imaginaba partes de batería.

Supongo que debido a la forma en la que quería encarar el álbum, que es bastante delicado y tranquilo a su forma. No estaba tratando de encarar el proyecto percusivamente o desde el punto de vista de un kit de batería. Inicialmente, pensé que quizá no debería tener batería en el álbum en absoluto, y luego en 7 Worlds Collide conocí a Glenn Kotche.

Ver como Glenn encaraba la tarea de agregarle partes de batería a The Ties That Bind Us, que compuse como parte de ese proyecto, fue una revelación. Con la batería, es difícil obtener esa delicadeza sin sonar demasiado sazonado o muy estándar, y Glenn no es ninguna de esas cosas.

Es el baterista más sorprendente, un percusionista muy instruido y arreglador de conjuntos de percusión, así que tienes todo eso a tu disposición. Tiene ideas muy originales sobre como alterar sonidos de kits y armar partes de batería. Gracias a él vi que hay cierto alcance para ese elemento en la música. Me senté a mirar a Glenn, pensando ‘ojalá pudiera hacer eso’. Es un baterista sorprendente.

¿Qué clase de alteraciones estaba haciendo?
Lo veía tocar con en un kit con un tubo saliendo de su boca. ¿Qué sucede aquí? Soplaba en los cuerpos para que los parches se levantaran mientras tocaba. Nunca se me ocurrió hacer algo así.

¿Dónde grabaron el álbum?
La mayoría se hizo en el estudio de Radiohead en las afueras de Oxford. Eso fue en Septiembre pasado cuando Lisa, Sebastian, Glenn y Pat vinieron durante unas semanas y pudimos trabajar en la mayor parte del álbum. Parte del material fue trabajado en el estudio de nuestros managers, un lugar llamado Courtyard. Allí fue donde trabajé en encontrar una voz con Ian Davenport, que produjo el álbum.

Casi un año antes de grabar el álbum nos reuníamos bastante seguido, intentando encararlo de diferente forma hasta que algo nos pareció bien, que fue Beyond Reason. Esa fue la primera voz que escuché y pensé ‘eso suena casi convincente’. Parte de la grabación fue hecha allí. The Ties that Bind us fue grabada en el estudio de Auckland de Neil Finn cuando hacíamos 7 Worlds Collide.

Hay un álbum que surgió de ese proyecto llamado The Sun Came Out. Ese proyecto fue organizado para congregar a un grupo de compositores y músicos y grabar un álbum en 2 semanas y media, y luego presentar algunos shows.

Encontré un pequeño espacio allí y pude colaborar con algunas canciones al proyecto y ese tema (The Ties that Bind us)  es el que escribí estando allí y logramos definir el grupo de músicos que participaría en el álbum.

¿Grabar este ábum te ha dado una nueva perspectiva sobre cómo encarar la batería?
Cualquier cosa que amplie tu musicalidad siempre moviliza la forma en la que compones partes de batería o guitarra. Estando en Radiohead por 20 años, aun cuando no toques todos los instrumentos puedes entender como todo encaja, pero hasta que no lo intentas por ti mismo no obtienes una visión acabada del proceso.

Eso, con suerte, tendrá un efecto positivo en cómo respondes a eso como baterista.

¿Has utilizado inspiración de algún artista particular en tus composiciones? Hay elementos que suenan a Nick Drake.
He escuchado a Nick Drake muchísimo durante años y esas cosas internalizan sin darte cuenta. Armé listas de reproducción cuando estaba trabajando en el álbum de gente que sentía estaba a tono con lo que quería hacer.

Era gente como Will Oldham y Lisa Germano, y como la naturaleza de las canciones y de mi voz para cantar, que recién estaba emergiendo, era muy tranquila, supongo que eso fue lo que tomé de ellos.

Lo sentía como un lugar muy natural para mí. Se sentía como una extensión de mi voz, más que tratar de forzarme al rock o a la ópera o algo así. Se sentía como una extensión de mí, por lo que supongo es lo que tomé de ellos vocalmente.

En cuanto a las letras, Familial es un álbum muy personal. ¿Te sientes cómodo lanzándolo al mundo?
Me sentí cómodo cuando llegamos a terminar el álbum. Desde el punto de vista de las letras, me tomó tiempo llegar ahí. Hay cosas que sientes que no quieres compartir por lo que no las incluyes.  No quieres llegar al punto de arruinar la canción al quitarle algo si es particularmente emotivo, pero al mismo tiempo tienes a tus amigos, familia y colegas en mente.

Está bien decir cosas sobre ti mismo, pero prestas mucha atención al usar material de esas fuentes. No quieres comprometer a la gente de manera alguna. Es por eso que me apoyé más en mí mismo si es que hice eso en absoluto. Son cosas con las que me siento cómodo al hablar de mí mismo.

¿Has interpretado algo de esto en vivo?
Primero salí con Lisa Germano e hicimos algunos shows en Italia, España y Portugal. El show tenía mitad temas míos y mitad temas de Lisa, mezclados. Funcionó bastante bien, y luego para el lanzamiento del álbum hice algunos shows en Japón y el Reino Unido, abriendo para Wilco, y también hice algunos shows propios en el continente (europeo).

Tenía una banda distinta conmigo para eso, con Alex Thomas, otro baterista fantástico. Es una banda de cinco miembros – parezco atraído hacia ese tipo de bandas por alguna razón – y como son músicos diferentes interpretando el mismo material, el mismo será interpretado en forma diferente.

Ellos vienen con voces musicales diferentes, por lo que el cambio ha sido interesante. En alguna forma, se trata de cambiar la música para que sea más dinámica en vivo. El álbum es bastante cerrado y personal y no creo que es ose pueda trasponer bien en vivo. El lado rítmico de las cosas se destaca un poco más en vivo.

¿Diriges mucho a Alex en vivo?
No es necesario, en serio. Es un baterista muy hábil. Al trabajar en bandas, todos hacen sugerencias sobre lo que todos los demás hacen y es parte del diálogo, o debería ser.

Supongo que he estado buscando gente que sé tiene un enfoque diferente y parte de la diversión es decir ‘OK, haz lo que quieras’, y ver como todo va encajando desde ahí.

¿Cómo te sientes saliendo al escenario sin tu kit de batería entre la audiencia y tú? ¿Es el kit una especie de manta protectora?
Lo es y no lo es. Estás tocando un instrumento que es bueno mientras todo va bien, pero al segundo que algo sale mínimamente mal, te sientes desnudo porque sientes ese horrible sonido que interrumpe a todos los demás. No es igual que tocar mal un acorde, y la gente piensa ‘¿quién hizo eso?’ ¡Es la batería! Pero tienes razón, físicamente hay una valla alrededor de uno.

¿Estás cómodo al salir de eso?
Me estoy sintiendo cómodo con el tiempo. El primer show que hice con Lisa, que fue en Torino en la Pascua de 2010 se sintió muy raro. Te subes al escenario, te pones en posición y lo haces, pero estás como desconectado al mismo tiempo.

Se sintió como un lugar muy incómodo para estar. Este año he aprendido muchas cosas en poco tiempo. No mucho musicalmente, ya que al show le agregas más que la música. No hay lugar para esconderse. Así como descubres tu voz para cantar, también descubres tu voz social entre los temas.

En la forma en la que lo veo, pude componer fuera del ojo público y llegar a un punto donde estaba feliz antes de mostrárselo a la gente, pero con las presentaciones no tenía más opción que salir y tocar en vivo. Tienes que aprender rápido, pero al mismo tiempo es bastante crudo al comienzo.

Cosas técnicas, como apretar el pedal incorrecto en el momento equivocado, afinar, no desconectar la guitarra. Son cosas pequeñas, pero inmanentes al show. El aprender todo eso – el lado técnico, sentirse a gusto con eso, lo que logré a medida que tocaba más en vivo.

Sentir que la gente está pagando dinero para verte tocar en vivo y que tienen ciertas expectativas, especialmente viniendo de la banda de la que vengo, uno quiere estar a la altura de esas expectativas. No quieres que la gente se vaya descontenta por el show.

Hay una posibilidad de que muchas cosas se junten en tu cabeza cuando tocas en vivo, que es el momento cuando debes estar concentrado en lo que haces. Es como aprender a conducir, hay muchas cosas – espejo, señal, maniobra – y hasta que internalizas esas cosas no puedes concentrarte en relajarte como frontman.

Realmente sentí que en los últimos shows que estábamos haciendo, todo comenzaba a tomar forma. Alex Thomas tomó fotos mientras hacíamos los shows y al ver esas fotos, me veo un poco extraño. Hacia el final, veo las fotos y pienso, y veo algo real ahí. Ha sido fascinante desde ese punto de vista, aprender sobre como estar en el escenario. Ciertamente ha hecho que me expanda.

¿La gente que va a los shows pide Karma Police?
Una vez escuché, en Bestival, a una persona muy amable gritar ‘Tocá Idioteque, estúpido’. Cosa que no hice. Ha sido mucho más fácil desde que lanzamos el álbum. No es un show de Radiohead.

¿Sentiste que querías tocar hasta romper la batería luego de no tocarla un tiempo?
Me sentí nervioso al volver a la batería, más que nada porque requería un estado mental al que venía acostumbrado con mi material. Es como usar dos partes diferentes de mi cerebro. Hace que analices de nuevo la forma en la que haces las cosas.

Hay mucho que quiero aprender ahora. Hace poco hice un libro tutorial: todas esas cosas a las que no le presté atención con los años. Cosas como George Lawrence Stone y similares. Pensé en ir y conseguir cosas del estilo, para expandir mi vocabulario musical y volver con un vigor renovado.

He grabado mi álbum, cosa que ha liberado un poco mi cabeza y me ha permitido volver con más atención.

Comentarios

comentarios

1 comment

Comments are closed.

Wordpress Content Protection plugin