Pitchfork critica “The Eraser”

The Eraser es suntuoso … una torta producida por Nigel Godrich, con pianos tristes, ráfagas atrapantes de sintetizadores, guitarras que quieren escapar en medio de beats programados y la iracunda voz de Thom Yorke, sobre las presiones y las paranoias normales de la fama y la expectacion. Pero no, no es un album tecno.

Ahora vamos tema por tema:

1. “the eraser“: la canción comienza con un acorde repetido y tapado de piano. Luego de un par de compases, y un cambio de acorde, comienzan los beats programados, y Thom interrumpe con “Please excuse me but I got to ask”, en un tono alto. Luego, un grupo de Thoms etereos se suman para el estribillo, que no puede negar una influencia de Morrisey: “The more you try to erase me/ The more that I appear”.

2. “analyse“: voces y piano comienzan esta meditación sobre no alcanzar el éxito. “The fences that you cannot climb/ The sentences that do not rhyme,” se lamenta Thom, triste e inteligente, todo al mismo tiempo. Y luego “It gets you down/ You’re just playing a part,” uno de tantos presuntos golpes a la auto-identidad. La progresión de acordes recuerda a algo parecido a un “Knives Out” más lento, con un redoblante lleno de dudas  en el fondo, antes de que Godrich lance el primero de los adornos sintetizados del album.

3. “the clock“: Una linea repetitiva de guitarra le da a este tema una onda motorizada, aunque más recuerda a un paseo de recreación digno de un Domingo por la tarde. Beats  Click-clack van subiendo el ritmo, antes de la primera e inevitable linea: “Time is running out/ For us.”. Hacia el final, Thom tararea melodías simples, bluseras, sobre el firme pero duro ritmo.

4. “black swan“: abre con un beat casi hip-hop, antes de que un riff blusero, similar a “I Might Be Wrong” comienza y arma la estructura. “This is fucked up, fucked up,” declara Yorke. Luego, se anuncian más crisis de identidad: “I don’t care what the future holds/ ‘Cause I’m right here and I’m today/ With your fingers you can touch me.”

5. “skip divided“: Samples de Thom recuperando su aliento ayudan a formar la base de percusión de este tema oscuro, similar a una declaración de un acechador. Aquí, Yorke se pone conversador, casi como si estuviera borracho en un pub, revelando “When you walk in a room I follow you ‘round/ Like a dog/ I’m a dog, I’m a dog, I’m a dog/ I’m a lapdog/ I’m your lapdog.” Terrorifico.

6. “atoms for peace“: Thom retoma donde quedo “… homesick alien”, casi demandandote: “No more going to the dark side with your flying saucer eyes/ No more falling down a wormhole that I have to pull you out,” and striving for some higher octaves during the chorus: “I wanna geeet ouuut/ And make it woooork.” Tonos celestiales refuerzan una linea de bajo cálida, apenas audible — un arreglo relativamente mínimo comparado con el resto del album. “So many lies/ So feel the love come off of them/ And take me in your arms,” canta Thom. El “You’re Beautiful” de Thom, quizás?

7. “and it rained all night“: Volvemos al lado oscuro para el tema más escalofriante de The Eraser. Un tema empapado en arreglos sintetizados aterradores, guiados por una linea de bajo a lo Joy Division. Thom toma la postura de un poeta-observador, surrealisticamente  comentando lo que ve en un New York en el que acaba de llover mucho, samples de voces cortadas forman luego la linea de bajo. Finaliza con un desesperado: “I can see you/ But I can never reach you.”

8. “harrowdown hill“: No se desanimen por la linea de bajo prácticamente post-punk del comienzo. Más sintetizadores atrapantes y beats programados llegan despues, volviendo a oscurecer todo. “I’m coming home to make it alight/ So dry your eyes,” Thom canta — una de las melodías vocales más convencionales, más pop del album. “I can’t take the pressure/ No one cares if you live or die/ They just want me gone/ They want me gone.” Todo se suspende, dejando lugar a unos cuantos riffs, que finalizan el tema.

9. “cymbal rush“: Nos recibe algo que suena como el sonido del Pac-Man cuando muere, pero aumentado una octava, luego un ambiente de sintetizador más funeralistico, junto con percusión programada, pero no similar a la de “Kid A”. “Try to build a wall that is high enough,” Thom canta. “It’s all boiling over.” Finalmente, el climax: la percusión se completa, la guitarra entra sobre el piano melancólico, y más Thoms etereos flotan, quejándose — hasta que todo llega a un desfile final de sonidos, que colapsand en un final abrupto.

El album es orientado a las canciones, tal vez en una escala inesperada – no hay instrumentales, todos los temas están en el rango de los 4 minutos, la gran mayoría son métricas normales de tiempos – y enfatiza la riqueza de texturas, seña particular de Radiohead y Godrich.

El artículo original lo podés leer aquí.

Comentarios

comentarios

2 comments

Comments are closed.

Wordpress Content Protection plugin