18 de junio de 2008

Nigel Godrich aparece en el último número de la revista inglesa the Word, donde comenta un poco sobre el proceso de grabación del tema “Nude”, que como todos sabemos estuvo dando vueltas desde 1997.

Thom es alguien muy prolífico. Siempre está componiendo. Una vez, hice una lista de todos los temas que no habían grabado. Radiohead tiene un pequeño baúl de canciones que nunca pudieron terminar. Generalmente, es porque es su mejor material y ninguna versión grabada le hace justicia. Es algo muy preciado para ellos. Una vez les dije ‘tienen que grabarlas, porque un día morirán y estas canciones se irán con ustedes. ¡Es un crimen!. Y si no las graban ustedes, ¡lo haré yo! … ¡Haré un album de covers!’. “Nude” estaba entre estos temas.

Después de terminar The Bends, los ví en un show y me dijeron que habían pensado en trabajar conmigo. Habíamos grabado antes un par de bsides para The Bends y todo había salido bien. Por eso fue que hicimos planes para un par de pruebas a ver como nos desenvolvíamos. Alquilamos un estudio un fin de semana para comenzar a grabar lo que sería OK Computer, aunque aún faltaba mucho para llegar a ese producto final. En esa ocasión, grabamos dos temas: uno llamado “Big Boots” – aunque de hecho se llamaba “Man-o-war” en esa época, y que es otro gran clásico perdido de la banda. El otro tema que probamos grabar fue “Nude”. Thom lo había escrito hacía poco, y era un tema muy diferente en aquel momento a la versión que incluimos en In Rainbows. Nada drástico, pero tenía otra letra y era mucho más directo. La idea era hacer un tema al estilo Al Green. La versión que grabamos ese fin de semana tenía un hammond dando vueltas. A ellos le gustó esa versión, y tenía “hit” escrito en todas partes. Pero por alguna razón, pronto abandonaron el tema. Tratamos de grabarlo un par de veces más para OK Computer, probablemente fueron tres intentos más para Kid A y otros tres para Hail To The Thief. Pero era inútil, ya no estaba ahí.

Tomamos un pequeño descanso de cada uno. La banda trató de grabarlo por su cuenta, pero – oh sorpresa – no funcionó. Después intentaron grabarlo con alguien más, pero tampoco funcionó. En ese lapso, visité a Colin, el bajista, y me mostró una versión en vivo de “Nude”, muy básica, que habían grabado en un ensayo. El había reescrito su línea de bajo, lo que lo hizo cambiar de algo muy directo a algo con un ritmo mucho más fluido. El estribillo había sido eliminado – algo muy propio de la banda – y habían creado un nuevo estilo de voces y una salida diferente. Sonaban muy aterrados de tocarla en la grabación, pero sonaba bien. Lo grabamos tres veces, y el último intento – que lo grabamos en su estudio y luego le superpusimos la voz en Covent Garden – es lo que se escucha en el disco.

Finalmente, por alguna razón inexplicable, ¡logró aparecer en el disco!. Con la banda siempre decimos “no importa COMO se llega a destino, siempre y cuando lleguemos al destino correcto”. Sin embargo, creo que la verdadera habilidad está en saber reconocer cuando algo en lo que trabajas está terminado y hermoso. Una gran parte de mi trabajo es persuadir a Thom de que por más de que algo haya salido rápido, no significa que no sea bueno. El no comprende qué es lo que hace que convierte en algo bueno aquello que hace. No sabe o comprende de donde viene eso.

Las canciones tienen una especie de período, en el que se completan – y uno tiene que saber capturar ese momento. Con “Nude” nos perdimos ese período, y nos tomó mucho trabajo de creatividad para volver al lugar donde podíamos capturarla de nuevo, de modo que aún representara algo bueno para la gente que la interpretaba. Esencialmente, era la misma canción; nada cambió mucho. Lo que cambió fue la gente que la tocaba.

Nigel Godrich – The Word

En este artículo, se habló de