Las frecuencias jazzeras de Radiohead

Los fans de la música de todo el mundo han dado con Radiohead, la banda de rock moderno que más exito tuvo expandiendo los límites y más arriesgada. Pero pocos están al tanto de que este quinteto inglés ganador del Grammy toma inspiración del jazz en general, y de la música épica de Miles Davis, Charles Mingus y John y Alice Coltrane junto al Art Ensemble de Chicago.
«Eso es bastante preciso, y es algo que siempre hemos hecho», dice Jonny Greenwood – principal guitarrista y arreglista de la banda y arquitecto sonoro de Radiohead. El grado del impacto que ha tenido el jezz en Radiohead saltó a la vista por primera vez – aunque un poco camufladamente – en el tercer álbum de la banda, OK Computer.
Aunque muchos fans y críticos ven a OK Computer como una respuesta del rock alternativo a Dark Side of The Moon de Pink Floyd, de 1973, Greenwood cita a Bitches Brew, el clásico de Davis de 1969, como la plantilla que siguieron. «Nos encanta la atmósfera y caos en Bitches Brew – el sonido grave y sucio de dos pianos eléctricos y los [múltiples] bateristas», dice Greenwood. «Es por eso ese álbum es tan bueno, además de la trompeta de Miles. Nos encanta como mantuvo esa sensación de caos».

El impacto del jazz en Radiohead es más evidente en los últimos dos álbumes de la banda – el desafiante Kid A y el igualmente inquieto Amnesiac. Ambos trabajos son testimonio de una banda reinventándose; ambos abandonan la instrumentación las estructuras orientadas a la canción convencional para adoptar un abordaje deconstruído de composición e interpretación. Como resultado, la música es deliberadamente indirecta y demanda una escucha atenta – y la recompensa muy bien. No es coincidencia que algunos de los momentos más memorables de ambos tomen elementos conceptuales del jazz.
«The National Anthem», un destacado de Kid A, cuenta con una sección de vientos de ocho personas que interpreta un arreglo libre de Greenwood que no sonaría fuera de lugar en un álbum de World Saxophone Quartet o Ray Anderson (durante su fase en Slickaphonics). «Theme de Yo-Yo», un tema del álbum Les Stances à Sophie de Art Ensemble of Chicago sirvió de inspiración para la canción.
Y también está «Pyramid Song», corte de Amnesiac que entró a los rankings de singles pop en el número 5. Anclada por un ritmo casi swing, la canción fue encarada siguiendo el modelo de «Freedom», una composición de Epitaph, el álbum póstumo de Charles Mingus. De acuerdo con Yorke, principal eje creativo y cantante de la banda, la primera versión del tema incluso sampleaba las palmas de «Freedom».
Otro destacado en «Dollars and Cents», un homenaje a las arpas etéreas del álbum de 1970 de Alice Coltrane, Journey in Satchidananda. «Life in a Glass House» incluye una marcha fúnebre llena de vientos, al estilo de Nueva Orleans, que encaja perfecto con las letras melancólicas de Yorke sobre muerte y trascendencia.
«You and Whose Army?» es un homenaje a Ink Spots, pero pasado por una licuadora de última tecnología; «Packt Like Sardines in a Crushd Tin Box» se apoya en las mismas tradiciones musicales del sudeste asiático que influyeron en los últimos años de John Coltrane.

«Mi hermano dice que la ambición supera la falta de habilidad», dice Jonny al tratar de explicar las tendencias de su banda al jazz. «Traemos nuestros discos de jazz favoritos y les decimos ‘queremos hacer esto’ … luego disfrutamos escuchar como suena nuestro fracaso.
Eso es lo que hacemos, y lo que han hecho todos, desde fines de los 50: un grupo de gente en Inglaterra escucha discos de blues americanos e intenta copiarlos. En nuestro caso, es el jazz».
La afinidad de Radiohead por el jazz es tal, según Greenwood, que la banda suele reproducir sus temas en desarrollo junto con sus álbumes favoritos de jazz, para compararlos. «Colin viene con un álbum de Coltrane y nos pregunta ‘¿no es genial?’ y lo pone junto con lo que grabamos. Para ‘Dollars and Cents’ trajo un álbum de Alice Coltrane de cuerdas al estudio. Lo puso junto con lo que tocamos; constantemente bajábamos el volumen de lo nuestro y subíamos el de Coltrane, hasta que era lo único que sonaba. Queríamos cuerdas y arpas, pero no teníamos un arpa y no toco el contrabajo», recuerda Greenwood. «Tuve que poner cinta de electricista en las notas que tenía que tocar. Fue un intento burdo de imitar lo que hizo Coltrane en los álbumes Journey in Satchidananda y Ptah, the El Daoud. Algo en esos intentos de imitar los efectos en nuestros álbumes nos encanta».

Los miembros de Radiohead reconocen las influencias de Pixies, R.E.M., Aphex Twin, Autechre y otros artistas vanguardistas del rock y la electrónica. Pero todos los miembros de la banda de Oxford comparten una admiración por la obra de Miles Davis, tanto previa como posterior a Bitches Brew.
El tempestuoso ícono del jazz afectó profundamente a Radiohead, tanto con sus exploraciones estilísticas constantes como con su desdén por lo convencional. La actitud sin rodeos de Davis, como su negación absoluta a ceder a las expectativas influyó en Greenwood y sus compañeros de banda.
«Hablar de Miles te hace sentir como el novelista amateur que analiza Shakespeare», dice Greenwood. «Nos pone incómodos hablar de Miles como influencia porque lo que él hizo es mucho más grande que y diferente a lo que nosotros hacemos. Le hemos robado descaradamente, no solo musicalmente sino también en términos de actitud de progresar siempre».

Texto original por George Varga – Publicado originalmente en Jazz Times

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.